Puntos claves

A continuación algunos puntos claves que han de ser tenidos en cuenta para entender la polémica del Calentamiento Global Antropogénico Alarmista. Hay que insistir en lo de alarmista, porque es la piedra angular del debate. Si no fuera alarmista no habría polémica, o mejor dicho no habría más polémica que la normal en un debate científico, como en cualquier otro campo científico.

1.- Nadie en su sano juicio niega el cambio climático, incluso muy pocos niegan las influencias del ser humano en el clima terrestre. Lo que niega la corriente escéptica del Cambio Climático, o al menos la corriente con la que se siente identificado este sitio, es que la Climatología sea una ciencia lo suficientemente madura como para cuantificar razonablemente bien estos cambios, y por tanto se duda de su capacidad de proporcionar predicciones contrastables.
Gráfico de Temperatura de los últimos 600 millones de años

2.- El componente político-económico ha contaminado de tal manera el debate científico que hoy resulta imposible desligar uno de otro. Desde el momento en que dudar de la corriente oficial te auto califica de negacionista, anti-ciencia, anti-ecologista, cuando no de ultraderechista, integrista católico o a sueldo de las petroleras, algo huele automáticamente a podrido en el debate. El escéptico climático considera que esta contaminación desvirtúa el debate científico hasta un punto de difícil retorno. Y no se pretende con esto aspirar a que un tema tan importante como el clima no pueda recibir las consideraciones de los diferentes organismos políticos y económicos, es más bien que con el punto anterior en mente, parece descabellado tomar medidas drásticas que pueden empobrecer la economía mundial en general y particularmente la de los países en vías de desarrollo.
("Te estás sintiendo más caliente")

3.- Uno de los síntomas más importantes de la enfermedad descrita en el punto anterior fue el Climategate. A finales de 2009 se hicieron públicos una serie de correos electrónicos y documentos del departamento de investigación del clima de la Universidad de East Anglia (Norwich, Inglaterra) que ponían negro sobre blanco los chanchullos y tejemanejes de algunos de los más importantes científicos alarmistas en activo. Cierto es que rápidamente se realizó una "investigación independiente" con un comité ético y otro científico que produjeron sendos informes en los que se exculpaba a los científicos desde el punto de vista de la praxis y desde el punto de vista de la validez científica. La comunidad alarmista se quedó tan a gusto con estos informes, pero lo cierto es que sólo con pasarse un rato abriendo algunos de los archivos hackeados, te das cuenta de que algo huele a podrido en la línea oficial del alarmismo climático. En todo caso, mires como lo mires, nada ha vuelto a ser lo mismo en la Ciencia del Clima, y como muestra el botón de los argumentos de Harold Lewis  en su carta de renuncia de la American Physical Society, asqueado de la actitud de esta sociedad ante el escándalo del Climategate:
...Se trata, por supuesto, la estafa del Calentamiento Global, con los billones de dólares (literalmente) que se manejan, por lo que ha corrompido a muchos científicos, y se ha llevado a APS por delante como una ola gigante. Es el fraude pseudocientífico más grande y de mayor éxito que he visto en mi larga vida como físico...
...No creo que ningún físico real, ningún científico, pueda leer esas cosas sin repugnancia. Casi haría de esa repugancia una definición de la palabra “científico”...
...Mientras tanto, el escándalo ClimateGate irrumpía en las noticias, y las maquinaciones de los principales alarmistas fueron reveladas al mundo. Fue un fraude a una escala nunca vista, y me faltan las palabras para describir su enormidad. Efecto sobre la posición de APS: ninguno. Ninguno en absoluto. Esto no es ciencia; otros son los intereses que mueven esto...
...La dirección de APS ha manipulado el problema desde el principio, para suprimir cualquier conversación seria sobre los méritos de las afirmaciones sobre el cambio climático. ¿Y le asombra que haya perdido la confianza en la organización?...
Y termina:
Como dice el viejo refrán, no has de ser hombre del tiempo para saber en qué dirección sopla el viento. Como yo no soy filósofo, no voy a explorar en qué punto la defensa del propio interés cruza la línea de la corrupción, pero una lectura atenta de los comunicados de ClimateGate deja en claro que esto no es una cuestión académica. No quiero ser parte de todo esto, así que por favor acepte mi renuncia. APS ya no me representa, pero espero que sigamos siendo amigos.


4.- La apelación a "la ciencia dice..." de la corriente oficial alarmista es una característica inaudita en ninguna otra rama de la ciencia. En general la ciencia lo que hace es demostrar que el comportamiento de determinado sistema es tal o cual. Y la climatología no ha demostrado nada todavía. Simplemente predice en base unos modelos (reconocidamente) incompletos el comportamiento del clima terrestre en función de una variable determinada (en este caso la concentración de CO2 en la atmósfera). Por tanto la alegría con que sitios como Skeptical Science (son escépticos con los escépticos, y por tanto crédulos con la corriente oficial) tratan de rebatir los argumentos escépticos con un "la ciencia dice..." no es más que un abuso del lenguaje y una técnica retórica para escudarse en lo que cientos de estudios oficiales (y por tanto subvencionados) del alarmismo van publicando día a día. ¿Es eso Ciencia? Aquí viene muy a cuento el caso de la Mecánica Cuántica, una parte de la Física que describe el funcionamiento de la naturaleza a escala atómica, y que en los tiempos de su desarrollo no contó ni siquiera con el apoyo de muchos de sus creadores (“Dios no juega a los dados” decía Einstein, “No me gusta y me disgusta haber tenido que ver con ella” decía Schrodinger). ¿Que hubiera sido de la Mecánica Cuántica, posiblemente el mayor logro intelectual del siglo XX, si se hubiera regido por los mismos patrones de comportamiento que la Climatología?


5.- La componente culpabilizadora del Alarmismo oficial es algo que siempre me ha parecido un contrasentido. Me resulta inaudito que se achaque a la gigantesca evolución científica y tecnológica de la humanidad de los últimos dos siglos, las supuestas desgracias que están por venir para el presente siglo XXI. ¿Habría habido alguna posibilidad de estudiar el clima con la tecnología anterior a la revolución industrial? o ¿Alguien cree que la capacidad de cálculo de los ordenadores actuales, o los propios ordenadores se han desarrollado gracias a los molinos de viento? o directamente ¿Queda alguien que piense que la energía solar o eólica se hubiera desarrollado, o se seguiría desarrollando sin el uso de los combustibles fósiles? En resumidas cuentas me parece una incoherencia total que se intenten cargar las energías que precisamente son las que nos han permitido poder estudiar el Cambio Climático. Y más aún sabiendo que son fuentes agotables y tienen sus décadas más o menos contadas. ¿Que prisa hay para acabar con ellas antes de que se acaben por sí mismas? Yo no he encontrado todavía ninguna respuesta a estas preguntas... ¿hay alguien que tenga alguna pista?